Translate

martes, 23 de septiembre de 2014

Bitching

Mi desaparición (como para variar) tiene una única culpable y se llama “semiología”, una materia de mierda, que es la única que me está dando dolor de cabeza, por la fucking culpa del CBC. Ojo, hay gente que tarda más de un año en hacer el cbc, y yo recién habiendo ingresado este año a la facultad estoy a esta altura con una materia, debería estar contenta, pero no, porque si no apruebo me voy a tirar debajo de un tren. Sí, así de sencillo y simple es. Así que no importa si son musulmanes, cristianos, budistas, ateos, lo único que les pido es que recen/prendan una vela/hagan vudú o algo para que aprueben por Dior. Sé que no soy una buena persona, pero por lo menos una ayudita del barba necesito así estoy en paz con mi vida académica.

Para el colmo ya pasaron las semanas de la moda y siempre llego última a estas cosas. No me quejo, ni me molesta, todo lo contrario, siempre busco traer novedades desde otra perspectiva, y últimamente tengo demasiado para hablar sobre la alta costura, pero lo voy a dejar para otra ocasión, en unos días, o semanitas tal vez, iré viendo. Lo que si, hoy vengo con una propuesta diferente o tal vez no tanto: hice una recopilación de fotos que encontré por la web de Harper’s Bazaar, chusmeando sobre estos últimos días en Europa y un poco en NY, acerca de la presentación de los futuros ítems principales, que tienen que ver con la moda. Y llegué a una linda conclusión: la moda es tan linda, que no me atraen los pedazos de tela, sino que me atrae la historia de este mundo. La historia de cada mujer que van a ver en las fotos de abajo. Historia de mujeres, hombres, que tal vez pasaron por hambre, o por peleas familiares, que tuvieron/tienen problemas con drogas, que tienen más dinero del que van a usar en toda su vida, personas que son mundialmente famosas por usar cosas que tal vez ni le gusten. Personas que apenas saben hablar, o tal vez no saben lo que es un polimonio. No lo sé. Ustedes tampoco. Hay mucha historia, demasiado. No es solo un vestido, una pollera, una remera, zapatos, sino el cuerpo que lo viste, el cuerpo que lo modela, un estereotipo que para la mayoría es “ideal”, ¿pero qué es lo “ideal”? ¿Qué es lo “perfecto”? ¿Por qué todo el mundo busca ser flaco/a? ¿Por qué nadie buscar sentirse cómodo con su cuerpo y mandar a la mierda todo? 

Hay mucha historia en estas fotos. Demasiada. Ojalá pudiera saber los oscuros secretos o la realidad pura de cada uno de los intérpretes de estos íconos visuales que les voy a pasar a mostrar, personalmente me llamaron la atención porque están usando cosas que yo nunca usaría, o cosas que amaría usar, o porque son personajes emblemáticos, ya sea famosos por modelaje, por televisión, por cine, por arte, etc, pero sobre todo son personajes con poder. Uno tan grande, que te transforma y te hace desear estar ahí, mirar a todos y decir “bitch please, I’m…” ¿Pero saben lo qué creo? Que esa transformación la tenemos que hacer posible. Ya sea si deseamos estudiar medicina, contaduría, un profesorado, o si no quieren estudiar y quieren trabajar toda la vida, creo que lo importante es plantarse y decir “Bitch please, I’m Natalia Beroiz and i’m a fucking genius doing that”: lo mejor es plantarnos y levantarnos todos los días con la mente y la frente altas, para recordarnos que debemos mejorarnos todo el tiempo un poco más y no dejar ir los sueños y las metas. 

Que nada nos detenga, hacer todo lo posible por más que cueste, por más que nos pongan millones de trabas, por más que suframos. Sé que suena cliché esto, pero no sé. Tengo la necesidad de recordármelo día a día y tener en mente que no importa si tardo décadas en cumplir mis sueños, lo que sí sé es que los voy a cumplir. Y nada me va a detener y los personajes de estas fotos, son algunos de los que me motivan. No porque sean ejemplares, u honoríficos, sino porque ellos están, donde un día voy a estar yo, marcando MI tendencia y haciendo las cosas con mis reglas y mis gustos. 
Porque al fin y al cabo nosotros hacemos la moda. 
Nosotros marcamos tendencia. 
Nosotros somos la próxima temporada. 













lunes, 8 de septiembre de 2014

The map that leads to you

Sumemos otro mes que me pasa lo mismo: se me va el sueldo en libros y recitales, ¿pero qué se puede hacer? Hay que disfrutar la vida. Estoy feliz de tener mi entrada para los dos días del Lollapalooza, la cual en unos días lo voy a retirar, pero ya el hecho de tener el early bird comprado con mi nombre y apellido lo es todo. Por otro lado, hice otra gran compra de libros, y ahora sí JURO POR MERLÍN no comprarme más libros hasta terminar todos los que tengo que leer y hacer sus correspondientes reseñas para Khaleesi Geek.  Así que además de todo eso, quise hacer una pequeña compra para probar unos productos de cuidado personal+belleza. Me anticipo a disculparme por mis uñas en las fotos. Ya era hora de sacarme ese esmalte.

Por el lado del maquillaje no quise ir muy profundamente, porque no soy de maquillarme demasiado, entonces decidí probar con un lápiz labial, del cual me enamoré desde que lo usé por primera vez (lo vengo usando todos los días!) de Revlon, la línea elegida fue “Just bitten kissable” y es un bálsamo en forma de crayón llamado “Honey/Douce 001”. Elegí ese color porque creo que es ideal para usarlo todos los días, ya sea para el trabajo, para ir a la facultad, a inglés, entre otras cosas. No es muy llamativo, aunque apenas te lo pones te deja los labios brillosos (no muy fuerte) y con el correr del día, por más que el brillo no se mantenga intacto, te deja los labios de un color rosado fuerte que no se te va enseguida. Personalmente me gustó mucho porque no soy de pintarme los labios y me deja un color agradable para todo el día, además de que es muy accesible para diferentes ocasiones. De hecho sé que si tengo una salida nocturna en donde quiera que mis labios destaquen, va a ser cuestión de retocarlos una o dos veces durante la salida. No más que eso. El precio de este lápiz labial es entre los $130 y los $140 pesos.



martes, 2 de septiembre de 2014

Shake it off



Septiembre llegó y por más que odie el calor con todo mi ser, aun puedo disfrutar de algunas semanas de temperaturas que varían entre el frío y la próxima primavera. En el día de hoy les dejo un vistazo rápido de las fotos predominantes de agosto en mi instagram, el cual lo pueden seguir haciendo clic ACÁ. El sábado pasado fui a la avant premiere de Maze Runner (!!!!!!!!!!!!!!!!) y todavía no puedo creer que vimos la peli 20 días antes. Juro que me muero por spoilear todo, pero si tienen ganas de leer acerca de cómo fue la avant (sin spoilers de la peli) pueden visitar mi otro blog: Khaleesi Geek. Por último, debo confesar que hace días me pasó algo que me traumó y todavía no lo supero… Me vicié con una canción de Taylor Swift, sí ya lo sé, imperdonable, aunque juro que la letra ES MUY BUENA. Así que les dejo el tema movidito para hoy.
¡Que tengan un lindo martes!

miércoles, 27 de agosto de 2014

#MinitahStyle

Hoy vengo con un post extremadamente atípico. Y planeo explicar por qué: llega un momento en nuestras vidas que, por más que nos chupe un huevo todo, queremos vernos más lindas, o empezar a ocuparnos un poco más de nuestra estética. Siempre fui en contra de todo estereotipo, ojo que lo sigo siendo, llevarle la contra al mundo es algo que me encanta. No obstante, ya sea por el trabajo (en el cual debo estar presentable) y por dicho chico que anda rondándome la cabeza, digamos que empecé a cuidar un poco más de mí. Empecé por las uñas, las cuales no puedo tenerlas muy largas porque me empiezan a doler (¿tienen idea si es por falta de calcio o algo por el estilo?) pero siempre intento tener algún color nuevo y darles un poco de forma, cuando tengo tiempo.  Ahora me agarró el ataque por el pelo. De chiquita mi mamá me hacía cortármelo corto y juro que quedé traumada. En mayo, me lo corté por última vez, y aun así lo tengo muy largo y con mucho volumen… Estuve a nada de volver a cortármelo pero me arrepentí. Lo único que hice fue hacer un “cambio de look” más notorio. Hace cosa de un año y medio decidí dejar de hacerme mechas de todos los colores (pasé por el verde, el negro, el magenta y el azul) hasta hacerme el desgastado. Este mes, decidí hacerme el desgastado un poco más de arriba y este fue el resultado:

  • Perdonen por la cara de muerta.
  • Llegaba de la clase de inglés.
  • Tenía frío.
  • Tenía sueño.
  • Tenía hambre.
  • Solamente quería mi cama.